Las Morocotas del Mariscal Falcón




Tomándome unas unas cervezas con unos amigos surgió la conversación con un señor de 84 años, que me contó una historia que me es casi imposible de comprobar por los 40 y tantos años que han transcurrido desde aquel hecho pero que no dudo que haya ocurrido, les diré que la historia me suena que es muy cierta.

Tiene que ver con el tesoro del Mariscal Juan Crisóstomo Falcón (1820–1870), quien fuera el jefe principal de la Guerra Federal ocurrida en Venezuela entre los años de 1859 y 1863 y que al resultar vencedor asumió la  Presidencia de Venezuela.

Una de las pocas fotos originales que se conservan del Mariscal Juan Crisóstomo Falcón.

Este Mariscal, natural de Jadacaquiva, pueblo ubicado en la Península de Paraguaná, en el estado Falcón, era ya un hombre acaudalado antes de llegar a la presidencia. El nació en el "Hato Tabe", así mismo "Tabe" y en vista que la zona se llama San "José de Tarbes" es de sospechar que los moradores de esa época para ahorrar palabras querían decir Tarbes pero se quedó "Tabe".

A manera de ahorro, o mas bien de resguardo de sus bienes, persistía en ese tiempo la costumbre de enterrar los objetos de valor, sobre todo monedas de oro, las famosas morocotas.

Este Mariscal poseía varias casas en el estado que hoy lleva su nombre. Una de sus casas principales quedaba entre los pueblos de "El Vínculo" y "Las Cumaraguas", en la Península de Paraguaná.
Juan Crisóstomo Falcón
Aquí se muestra en la misma columna en que se fotografiaron varios presidentes de Venezuela.

Resulta, según me cuenta el señor de 84 años, alrededor del año 1970 comenzó a construirse la carretera que va desde la población de Las Cumaraguas a el pueblo de El Vínculo. Esa carretera pasaba por el frente de una de las casas del Mariscal Falcón. Esa casa estaba ubicada en medio de la nada, es decir, por ahí cerca no hay otras casas, ni hatos, ni mucho menos haciendas puesto que esa zona es horrorosamente árida, sin una gota de agua por esos lados, por lo que sospecho que Juan Crisóstomo Falcón tenía en esas tierras un hato de chivos, los cuales están muy bien adaptados a ese tipo de tierra árida.

Después de tanto insistir por varias semanas logré que el sacristán me permitiera ver estas interesantes criptas subterráneas debajo de la Iglesia de San Francisco, en Caracas. Se aprecia una urna marcada con el año 1865, época en que era presidente de Venezuela el Mariscal Juan Crisóstomo Falcón.

Mientras se construía la carretera, estaba trabajando un señor solo, ya que sus compañeros probablemente se hayan ido a almorzar, pero este señor se quedó removiendo la tierra del camino con un tractor, cuando en un momento le parece ver cositas que brillaban con la luz del sol en el mismo sentido en que conducía su tractor. Cuando se baja a observar descubre que eran cientos de morocotas de reluciente oro, eran las morocotas enterradas de Juan Crisóstomo Falcón.
Antigua caja fuerte, llamada "Caja de Caudales". Esta se encuentra en el Museo Bolivariano de Caracas.

El señor con la emoción comienza a cargar su tractor con las morocotas pero eran tantas que ya ni el asiento ni el piso del tractor bastaban para contenerlas. Agarró un lote de morocotas, las metió quien sabe en que recipiente y dejando el tractor encendido se las llevó caminando para su casa que quedaba probablemente en el pueblo de El Vínculo a varios kilómetros de ahí.


Cuando llegaron los otros compañeros de trabajo, al ver el tractor prendido y sin su tripulante pensaron que algo malo le había pasado y sin pensarlo llamaron a la policía. Al llegar la policía e inspeccionar el tractor se percataron del tesoro en morocotas y se fueron a la casa del señor que manejaba el tractor, lo consiguieron cuando venía de vuelta a buscar mas monedas, lo agarraron a la fuerza, lo golpearon, luego lo llevaron obligado a su casa y la misma policía le robó las monedas que había guardado junto con todas las que estaban en el tractor y las que quedaban en la carretera. Mas nunca se supo del paradero de esas monedas, tampoco se supo si ese tesoro contenía otras piezas como joyas o armas antiguas. Y hasta ahí llega la historia.

El porqué Juan Crisóstomo Falcón en vida no volvió a desenterrar sus morocotas tiene una explicación muy sencilla: No las necesitaba. El era presidente de Venezuela y se daba todos los gustos que ese cargo le proporcionaba.

Otra razón es que en vista de que ese cargo de presidente es tan deseado resulta que a Juan Crisóstomo Falcón le hicieron una revolución y tuvo que salir apresuradamente de la presidencia para exiliarse en una isla del Caribe llamada San Vicente y dejó encargado de la presidencia a un general que apodaban "El Soldado sin Miedo" llamado Ezequiel Bruzual que luego de dos meses y a plomo limpio en una batalla también fue expulsado de la presidencia. Permaneció Juan Crisóstomo Falcón en esa isla hasta que murió relativamente joven, a los 50 años y en el exilio prefirió no contarle a nadie el tesoro de morocotas que tenía enterrado.

Como soy un aficionado a la historia de Venezuela y he visitado casi todos los museos de Falcón y Caracas, aparte de haber estado casi sin quererlo en tres casas donde se han hallado morocotas y entierros pues decidí que trataría de ir a ese lugar por mera curiosidad e investigación histórica. Gracias a Dios después de varios años lo logré y recientemente pude ir a esa casa o lo que queda de ella porque está terriblemente destrozada por la acción de los buscadores de tesoros que años tras años destrozan cada vez mas ese lugar histórico sin conseguir nada.
Lo que queda de la Casa del Mariscal Juan Crisóstomo Falcón.

El guía que me llevó me estaba comentando por el camino que la casa a pesar de estar abandonaba todavía se conservaba gran parte de ella y tenía cierto atractivo pero cuando llegamos al lugar la casa ni techo tenía, el mismo guía estaba sorprendido y consternado por todo el destrozo. Ojalá el Instituto de Patrimonio Cultural (IPC) o la Gobernación del Estado Falcón decidan recuperar esta casa como atractivo histórico.
Ese soy yo señalando uno de los huecos excavados por los buscadores de tesoros.

Mi guía comentaba que la casa estaba peor de lo que el pensaba y que en su anterior visita no estaba tan deteriorada. Hasta conseguí objetos y monedas que me hacen sospechar que ahí se ha hecho brujería, una peligrosisima práctica al parecer muy común entre los buscadores de tesoros porque ya he sabido de dos personas que  eso hicieron, acuden a brujos para que les ayude a conseguir entierros, les cobran un realero, quedándose no solamente estafados sino sufriendo las consecuencias de tener que sentir en sus casas la presencia de espíritus inmundos que les ocasionan todo tipo de enfermedades, discordias en el hogar y otras calamidades.
Típicas actividades brujéricas de los buscadores de tesoros.

Si a unos metros de esa casa se encontró un cofre con morocotas ¿creerán acaso los buscadores de morocotas que hay mas todavía? Es casi imposible que en esos linderos haya mas morocotas por el simple hecho de que Juan Crisóstomo Falcón tenía varias casas dispersadas en Falcón, luego pasó varios años en Caracas y es poco probable que escondiera mas morocotas en el mismo sitio. Y menos aún en los techos de las casas que luego habría que destruir para recuperarlas. Aparte de que no se puede pensar que el tuviera una cantidad infinita de morocotas.
Varios huecos como estos conseguí y muchas paredes horadadas. Este estaba en la capilla.

Desde esa casa se divisa a unos doscientos metros una estructura misteriosa, parecida a un templo antiguo y que me causó mucha curiosidad ya que todos los presidentes de Venezuela habían pertenecido a la logia de los masones, apenas fue Cipriano Castro el primer presidente no masón que tuvo Venezuela. Esa logia es rechazada por la Iglesia Católica a tal punto que quien se inscriba en una logia masónica queda automáticamente excomulgado.

Menciono esto porque recién yo había visto en Caracas unas figuras un poco macabras parecidas a faunos y rostros cuyas cabezas tenían alas de murciélago en la Villa Santa Inés, una mansión que perteneció al presidente Joaquín Crespo, quien había sido amigo y subalterno de Juan Crisóstomo Falcón en la guerra federal, ambos pertenecientes a logias masónicas, por lo cual mi imaginación me llevó a pensar que esa misteriosa construcción que se veía cerca de la casa de Juan Crisóstomo Falcón podría ser un templo masónico.
Figuras de fauno y rostros con alas de murciélago en la Villa Santa Inés, Caño Amarillo, Caracas.
(Extrañamente esta súper mansión no es museo sino que funciona como un organismo público. Perteneció al Presidente Joaquín Crespo y al parecer como todo corrupto inconforme tuvo el descaro de querer una casa mas grande y se construyó la mas grande de toda Venezuela a la que llamó "Palacio de Miraflores" y que al morir se le fue vendida al estado venezolano para ser usada como sede de la presidencia de Venezuela.)

Me encaminé hacia esa estructura misteriosa pero resultó todo lo contrario a lo que yo creía porque era una capilla, que luego me enteré que no llegaron a terminar de construir. A pesar de que queda fuera de los linderos de la casa, también la capilla ha sido objeto de destrozos, sobre todo el arco de entrada.
Esta es la capilla cercana a la casa de Juan Crisóstomo Falcón

Los bobos buscadores de morocotas han hecho el papel de saqueadores destrozando paredes, techos y abriendo huecos en pisos de baldosas y en la tierra viva. Sus búsquedas ni siquiera son lógicas. He visto programas y documentales de buzos especialistas en búsquedas de tesoros y primero hacen un estudio histórico con mapas, recorridos realizados por barcos y posibles lugares de algún hallazgo, utilizando detectores de metales. Algo parecido podría aplicarse a la búsqueda de morocotas.

Pero aquí lo que he visto son personas que porque ven una luz en algún sitio creen sin ninguna lógica histórica que ahí hay un tesoro enterrado, sin percatarse que tales luces pueden provenir de las luciérnagas y mas si se está en pleno monte.
Ruinas del Fortín de San Joaquín de la Cuchilla en el Cerro El Ávila, Caracas.

Ejemplo de esas búsquedas ilógicas son dos cuevas algo profundas creadas por buscadores de tesoros en el Cerro el Ávila, en Caracas. Me enteré por casualidad en una de mis excursiones y logré entrar a una de ellas. Sinceramente me sorprende lo profundo que excavaron esos buscadores de tesoros y era de lógica pensar que si alguien hubiese querido esconder un tesoro allí no lo habría colocado en un lugar tan profundo.
Yo curioseando en la cueva excavada por buscadores de tesoros cercana a las Ruinas del Fortín de San Joaquín de la Cuchilla, en el Cerro el Ávila, en Caracas.

¿Todavía pueden encontarse morocotas?
No puede negarse de que todavía pueden existir en las casas antiguas de los pueblos algunos objetos de valor pero todas las veces que he escuchado de esos hallazgos han sido encontrados de manera accidental. No es destrozando sitios históricos como se consiguen morocotas. Tampoco es haciendo búsquedas sin sentido como comenzar a excavar porque se vio una luz en un monte, donde como les dije antes, la lógica te indica que en un monte y sitios naturales esa luz proviene de luciérnagas.

Hallazgo accidental de Morocotas por parte de un albañil en La Pastora, Caracas.

He escuchado varias veces de personas que han conseguido accidentalmente morocotas enterradas en el monte, cerca de árboles que sirven de recordatorio o señal.

Casi siempre que visito un pueblo de Falcón pregunto a las personas si no tienen algún objeto antiguo para fotografiarlo, por cierto me regalaron una plancha antigua y un fósil pequeño; y en ocasiones me cuentan historias de hallazgos de morocotas. Por ejemplo un señor me contó que un pastor que estaba monte adentro con sus chivos pisó un pequeño hueco donde había una botija con unas cuantas morocotas, esto ocurrió en el pueblo de Carrizalito, en el estado Falcón.
Falcón en 1840.
Para esa época todavía se llamaba Provincia de Coro.


Otro caso fue el que me contaron unos muchachos que cuando ocurrieron las torrenciales lluvias del año 1999, estaban viendo un río que normalmente está seco pero esa vez corría mucha agua por efecto de las lluvias. Estos muchachos divisaron en la orilla contraria como el agua erosionaba la tierra y descubría una especie de tumba pequeña, mas bien un pequeño nicho, y cuando el agua del río le pasaba por un lado iba erosionando cada vez mas la tierra.

Luego de unos minutos una de las paredes se cayó por completo y dejó a la vista un recipiente, me imagino que una especie de jarra de barro que al romperse resultó que su contenido eran morocotas que poco a poco caían al agua y eran arrastradas al recién crecido río y cada vez que pasaba una ola grande, arrastraba un lote de morocotas, eso pasó durante una hora hasta que desaparecieron las morocotas y se derrumbó por completo el nicho sin que nadie pudiera recuperar ni siquiera una sola de las monedas ya que las lluvias continuaron por varios días y el peligroso rio se mantuvo tan impetuoso que no se podía iniciar una búsqueda, aparte de que el río estaba tan furioso que tuvo que haber arrastrado esas monedas por varios kilómetros. Eso pasó en el pueblo de Urumaco, también en el estado Falcón.

En ocasiones se consiguen otros objetos de valor histórico. Mi abuelo en el pueblo de Calabozo, estado Guárico, encontró, con un detector de metales, hace aproximadamente 60 años un lote de armas antiguas enterradas en su propia casa, que en la época de la independencia había sido la caballeriza del temible jefe realista José Tomás Boves. Esas armas mi abuelo las donó al Ministerio de la Defensa.

Consejos
A los los flojos que no quieren ganarse la vida trabajando y esmerándose sino encontrando morocotas les aconsejo que para evitar dañar sitios históricos por lo menos apliquen la lógica y no se pongan a destrozar lugares donde es casi imposible que alguien haya escondido alguna botija.

Si la búsqueda de morocotas se hace con un interés histórico entonces documéntense pero en general les aconsejo que no pierdan su tiempo ni su dinero realizando esas búsquedas y les puedo citar dos ejemplos.

Uno era mi abuelo, quien a pesar de estar súper tecnificado para su época con un detector de metales último modelo, murió triste después de buscar entierros por varios años sin haber logrado hallar ni una sola moneda, lo que si consiguió fueron unas armas antiguas usadas en la guerra de independencia de Venezuela, que yo lo hubiese considerado un verdadero tesoro por el valor histórico y el atractivo, pero eso no era lo que el quería y las donó al Ministerio de la Defensa por allá por los años 1950.

El otro caso lo supe de un señor que gastó un dineral buscando por décadas (sin exagerar fueron "décadas") el supuesto tesoro del Mariscal Domingo Monteverde en Caracas, pero si ese señor hubiese leído un poco de historia y aplicado la lógica se habría dado cuenta que ese supuesto tesoro era una historia sin pie ni cabeza, muy poco creíble.

También he escuchado que las personas que accidentalmente se han topado con morocotas, mandan a fundir las monedas y luego las venden según sea su peso sin saber que su valor histórico multiplica el valor que tiene ese oro, en algunas ocasiones, hasta 30 veces más.
Las morocotas tienen el rostro de Bolívar con el lado derecho de su rostro, a diferencia de las monedas actuales que tienen el rostro de Bolívar mirando hacia el otro lado.

El consejo que le dejo a todo aquel que haya logrado realizar algún hallazgo accidental es que no fundan las monedas ni mucho menos las joyas porque vendiéndolas se puede obtener mucha mayor ganancia ya que el mismo Banco Central de Venezuela, en su departamento de numismática compra esas monedas valorando su peso en oro y su valor histórico, sabiendo que en Venezuela todavía hay casas viejas con monedas de oro enterradas y empotradas en las paredes. También pueden venderse por internet en sitios especializados donde abundan los coleccionistas y el pago al ser en dólares se obtienen ganancias mucho mayores que si se funden las monedas para aprovechar el oro.

Otra cosa es que en un hallazgo de morocotas todo tiene valor, en primer lugar por supuesto las propias morocotas pero también tiene valor el recipiente que las contiene, ya sea un cofre antiguo o una bolsa de cuero. Los billetes antiguos también tienen un gran valor. Otra cosa que vale mucho son los documentos que se consigan tales como cartas, fotos o facturas y hasta el candado que cierra el cofre.
Antes de existir el Banco Central de Venezuela, cada banco podía emitir sus propios billetes. Aquí hay un ejemplo de un Billete del Banco Caracas.

Si deseas ver de cerca morocotas y billetes antiguos de Venezuela puedes ir a la exposición permanente en la planta baja del Banco Central de Venezuela, donde también puede apreciarse muchos objetos históricos antiguos, como la original  espada de Bolívar que le ofrendara el gobierno de Perú y que realizara el maravilloso orfebre indígena llamado Chungapoma.
Y aquí termina la historia, chao, los quiero mucho, no olviden asistir todos los domingos a la Santa Misa y se pueden hacerlo a diario mejor.
Video: Mi Visita a las Ruinas de la Casa de
Juan Crisóstomo Falcón y a la Capilla.
Haz click en la imagen y te llevará a un video en youtube.
Ahora si, chao, chao, Dios te Bendiga.

28 comentarios:

  1. Hola según tengo entendido hay una ley en la que el gobierno confisca cualquier objeto o reliquia encontrada, y la mayoría de las personas prefieren vender estas piezas en el mercado negro...

    ResponderEliminar
  2. Hola Yamilet, así he escuchado pero he buscado cual es esa ley y todavía no doy con ese artículo. Lo cierto es que si consigues morocotas se las puedes vender al Banco Central de Venezuela en su división de Numismática y ahí si le dan un buen precio. El Banco Central las coloca luego en la exhibición permanente que tiene en su sede y que cualquiera las puede visitar, yo he visto ahí no solo morocotas sino muchos billetes antiguos rarisimos de Venezuela. Lo malo es cuando algunos consiguen morocotas y las funde porque no solamente se pierde dinero sino que se pierde también una reliquia histórica.

    Digo que al fundirlas se pierde dinero ya que el valor comercial de una morocota entre los coleccionistas o al precio que lo paga el BCV supera su peso en oro. Los objetos antiguos tienen un mercado legal entre los coleccionistas y no es necesario recurrir al mercado negro.

    Todavía se siguen encontrando botijas con morocotas, en los últimos años he sabido de tres casos en Falcón, específicamente dos en el pueblo de Urumaco y uno en Carrizalito que se las encontró un señor debajo de un árbol en el monte. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Excelente post amigo. espero algún día encontrarme en una cruzada de esas. espero algún día encontrar algún tesoro u objeto de valor histórico de mi Venezuela!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compa, ojalá consigas algún tesoro pero te sugiero que no lo busques con ahínco porque eso de buscar tesoros enterrados muchas veces es tiempo perdido. Mas bien puedes comprar objetos antiguos y tenerlos en exhibición en tu casa. Si llegas a saber de algún descubrimiento trata de documentarlo tomando fotos y videos. Saludos.

      Eliminar
  4. Excelente Blogspot hermano.. Felicidades que bueno que te guste la historia al igual que a mi, te invito a seguirme en twitter: @Watang_History o en Facebook: Frank Sanchez Marin o Watang History, saludos..

    ResponderEliminar
  5. Como me gustaría conseguir muchas de ellas para ayudar a mi país aunque sea un poco ya que poco a poco personas que piensan solo en ellos lo estan destrullendo y no piensan en un país tan hermoso llamado Venezuela te felicitó ya que como tu quedan pocos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Yohander. Gracias por tu comentario. Aunque consiguieras mucha morocotas la necesidad de nuestro país es tan grande que lamentablemente no se soluciona con mucho dinero sino con buenos gobernantes que piensen mas en el país y no en su bolsillo. Seguimos en contacto. Saludos. DtB.

      Eliminar
  6. hola! jose buenos dias! sabes en mi casa hay un entierro confirmado, de morococtas, pero no me atrevo a sacarlas, que harias tu si estubieras en mi lugar, ! ojo no es cuento eso esta ahi! dame una recomendacion... gracias de ante mano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo. Yo lo primero que haría es ver quien es que el ha "confirmado" que ahí hay morocotas porque si el que lo dijo fue un brujo o un supuesto vidente entonces no pierdas el tiempo porque esos tipos son unos charlatanes. Tampoco te pongas a pararle si alguien dice que ve una luz en tal parte. Lo segundo es quedarse callao porque si alguien lo sabe se va a regar la noticia y te pueden asesinar por esas morocotas. Tercero es planificar antes de sacar ese entierro lo que harás con esas morocotas y no me refiero a en que lo vas a gastar, me refiero entre quienes de tu familia le corresponde parte de esa botija por vivir en la misma casa y por último debes tener visualizado en donde las vas a vender porque no debes cometer el grandísimo error de fundirlas porque estarías botando la mayor ganancia ya que su valor es mayor como un objeto histórico de oro que solo su peso en oro. Mi recomendación es que las vendas por amazon o por las páginas de facebook de coleccionistas de monedas que te las van a pagar en dólares y a buen precio.

      De una vez te digo que no todos los entierros son grandes tesoros, a veces son tres o cuatro monedas aunque si son de oro ya se tiene una buena ganancia. Otras veces el entierro son objetos antiguos. Por ejemplo un amigo mio consiguió una espada antigua en el pueblo de Mapararí, muy cerca de donde ciento veinte años antes se había librado una batalla de la Guerra Federal.

      De todos modos por lo que me cuentas no me parece que de verdad esté "confirmado" que allí haya morocotas porque por lo general el que sabe donde hay un tesoro lo saca casi que de inmediato. Supe de un egiptólogo que hizo un descubrimiento pero debía esperar a su socio que lo había financiado para explorar juntos el lugar ya que ese era el acuerdo entre los dos pero no aguantó la curiosidad y se adentró a media noche en el recinto que había descubierto. También supe de un español que descubrió de noche una botija en su propiedad y no quiso esperar al día siguiente a que hubiese mas claridad pero era tanta la emoción que le dió un infarto. Lo que te quiero decir con estos dos ejemplos es que el que consigue un tesoro trata de sacarlo rápido, por eso me extraña que alguien te haya confirmado un entierro y no lo haya sacado.

      Eliminar
    2. buena noches amigo! hace 32 años un familiar comenso hacer una piscina y consiguio el baul con morocotas, ella era una niña de 18 años y el esposo tenia 22, como comprendera eran otras epocas, y tenian mucha inocencia para ese entonces, resulta que se asustaron tanto no solo por lo conseguido, si no por las perturbaciones que eso trajo despues como resultado, ellos decidieron tarpar eso denuevo, hasta ahora que nuevamente se decidio, desenterrar eso,es por ello que le comente que esta confirmado, tal baul, el duda que tenemos, cual seria la decision correcta, dado sus conocimientos... gracias !NOTA. hay muchos mas detalles, pero la historia es larga, el punto es saber que haria usted con lo poco que he comentado...

      Eliminar
    3. En mi anterior respuesta he comentado algunas de las cosas que yo haría si estuviera en tu lugar. Por la nueva información que aportas es necesario saber cuales fueron las perturbaciones que sintieron tus familiares. Si fueron perturbaciones de orden espiritual entonces debes tener cuidado, y hasta evitarlo porque todo el dinero que puedas encontrar no va a suplir el sufrimiento que te pueda ocasionar esas perturbaciones y te lo digo por experiencia. Tuve una amiga que sufrió un caso de posesión pero como yo siempre tuve un pensamiento científico pensé que era sugestión o cualquier otra explicación científica pero la vez que me tocó presenciarla como posesa, la fuerza que tenía, los sonidos, los efectos paranormales y el terror que se siente me convencieron que ese fenómeno escapa a toda explicación científica. Me tocó buscar un exorcista pero los exorcismos reales no son como en las películas que en una sola sesión se expulsan y ya, un exorcismo real puede durar meses, son sesiones semanales de una hora aproximadamente y mi amiga no quiso. Esos casos se ponen mucho peor con la consulta de brujos.

      Si las perturbaciones que comentas son otra cosa pues hay que saber que tipos de perturbaciones te refieres. En verdad que son tantas las implicaciones que me sería necesario tener mas detalles pero te aconsejo que no los ventiles por aquí porque nunca se sabe que loco los puede estar leyendo.

      Prudencia es lo que te aconsejo no vaya a ser que por querer tener una ganancia te busques una tragedia. En mis visitas a museos, paseos y excursiones ya he estado en cuatro casas donde se encontraron objetos de valor pero en ninguna hubo esas perturbaciones, y si las hubo no me lo comentaron. Si deseas conversar mas me puedes escribir al correo joseprool@hotmail.com. Saludos.

      Eliminar
    4. ok! hoy en la noche te escribo directo a tu correo! lo que te puedo anticipar es que segun mi familiar las perturbaciones, fueron para decirle que eso esbata en ese citio...

      Eliminar
    5. Excelente post amigo. Muy buenas historias para un tema tan interesante como lo es todo lo que acabo de leer. Toda mi familia es de Falcón, cada vez que voy me deleito con cada historia de botijas, entierros, todas y cada una de las anécdotas que mis familiares de allá me puedan contar. La inmensa mayoría de mi familia vive en los pueblos que quedan bajando de Pedregal o sea entrando por Urumaco. Cada vez que voy para allá de visita me gusta salir a caminar monte adentro y fantaseo con encontrar algo antiguo. Bien sea una morocota, un arma vieja, algo.. Lo que sea pero algo. No tanto por si valor económico sino por su valor histórico. La sierra de Falcón tiene muchas historias y lugares interesantes. En un cerro algo lejano hay una placa en el suelo, en el medio de la nada donde se lee en ella "Estados Unidos de Venezuela" no recuerdo que año se lee en ella, estaba muy niño cuando la vi. Quizá eso era una oficina en esos tiempos, quizá era algún campamento. Espero pronto ir y poder llegar hasta ese sitio y compartir con ustedes cada fotografía. Cambiando se tema también me contaron en una ocasión que en casa de una prima hay una botija, en el rincón de la casa. Ocurre que no la sacaron porque las veces que han intentado hacerlo se hunde mas y mas.. Por eso decidieron dejar quieto lo que esta quieto. Saludos y gracias por compartir su material con nosotros amigo. Estaré visitando constantemente, espero poder leer algunas historias mas. Alegría!

      Eliminar
    6. Gracias Anthony. En tus paseos trata de tomar fotos con detalles de los objetos que te muestren las familias que conservan objetos antiguos y si logras ver alguna rockola vieja de esas que hay en las tascas de los pueblos de Falcón tómale también fotos. En San Luis vi un señor con una linda nevera a kerosen pero lamentablemente no llevaba mi cámara en ese momento.

      Igualmente en Trujillo, en el pueblo de Escuque, donde bautizaron a José Gregorio Hernández me conseguí con un amigo que había trabajado conmigo y me dijo que de niño había conseguido pecheras indígenas escondidas en las montañas de ese pueblo pero había un gringo que se las compraba y nunca llegaron a tomarle fotos a esas pecheras. Dejaron de buscarlas porque duraron mucho tiempo buscando en la ladera de la montaña y están casi seguros que no hay mas pecheras y aparte de eso hubo un derrumbe en una de esas cuevas y casi muere uno de los niños que buscaba pecheras indígenas, había quedado tapiado pero fue jalado por los pies para sacarlo de ahí.

      En esos paseos siempre es bueno llevar la cámara, claro que cuidando que no te la vayan a robar y una buena manera es no sacarla hasta que vayas a tomar la foto, es decir, no andar caminando y luciéndola en la mano ni guindada al cuello sino oculta en el bolsillo para que no pase lo que pasó recientemente en el Ávila que 40 excursionistas fueron atracados por cuatro malandros en el camino del Picacho de Galipán y les robaron todas las cámaras fotográficas y celulares.

      Aunque no logres conseguir objetos trata de que te cuenten cualquier historia y luego trata de corroborarla con alguien mas porque a veces hay viejitos que les gusta inventar historias falsas o tergiversar las verdaderas. Por eso es bueno siempre tratar de corroborar las historias en la medida de lo posible.

      En cuanto a lo de tu prima hay que ver como están tan seguros que ahí hay una botija.

      Por cierto te recomiendo ir en Coro a un Museo que se llama "La Casa del Tesoro" y se llama así precisamente porque se encontró un tesoro ahí. Todavía se conserva el hueco pero el guía por mas que le insistí hasta el cansancio no me dejó verlo. Al parecer ese si era un hueco profundo por lo que me contó el guía hace aproximadamente 25 años. Ojalá ahora sean mas flexibles y tengan ese hueco en exhibición para que sea fotografiado.

      Saludos. DtB.

      Eliminar
    7. Con gusto hermano, cuando vaya espero poder tomar muchas fotos. En el bar del pueblo hay una de esas rockolas, estoy seguro que caminando por ahí algún día encontraré algo que tenga valor histórico y de no ser así no me preocupo porque en realidad caminar en esos lares es otra cosa, es relajarse y tratar de imaginar como fue ese sitio hace cientos o quizá miles de año, eso vale mas que cualquier otro tesoro. Seguimos en contacto amigo. Dtb, saludos!

      Eliminar
  7. Muy buenas noches, de verdad me encantó la lectura, creo que hay diferentes maneras de la búsqueda de algún tesoro, riquezas, valor histórico, aventura, etc. Cada quién en lo suyo... y lo respeto! Pero de verdad es un sueño para mi el encotrar la verdad en la historia de esos mitos y tesoros escondidos en nuestras VZLA. Si necesitan a alguien q lleve sol y quiera buscar... aquí estaré... gracias Sr José R. Correo teco_hit@hotmal.com o 04143498849

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, muy bien hermano, gracias por tu comentario, lo publico junto con tu número y correo pero dudo que alguien te contrate porque el que busca tesoro casi siempre lo hace cayetano. Si se es amante de la historia siempre será emocionante hallar algún entierro porque cualquier objeto que se consiga es interesante. En la Casa Amarilla de Caracas, la que está frente a la Plaza Bolívar no hace mucho estaban haciendo unas reparaciones y se consiguieron un subterráneo que resultó ser la antigua cárcel de la colonia, incluso anterior a Bolívar y allí vi unas esposas antiguas aparte de otros objetos llamativos, ahora lo tienen en exposición con un guía que sabe mucho de historia y que narra muy bien ese período, te recomiendo visitarla. Te lo cuento porque aunque en los entierros no se encuentre tesoros pero si objetos antiguos es ya una ganancia, por lo menos para los amantes de la historia. Por cierto un enlace al video de la Cárcel de la Casa Amarilla está en esta misma página. Saludos.

      Eliminar
  8. Buen post amigo.. Muy interesante. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermano, me alegra que le haya gustado. Dios le Bendiga.

      Eliminar
  9. Buen tema para leer un rato. Gracias.
    Ah, la morocota es la moneda de oro de veinte dólares. La de oro nacional fue llamada pachano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis. Es cierto lo que dices pero muchas veces no narro en sentido estricto de las palabras sino para que sea entendido. La mayoría de las personas asume en la actualidad que una morocota era una moneda de oro y si vas a banco central en la exposición permanente de monedas me parece que la tienen identificada así. Saludos.

      Eliminar
  10. ENTIENDO QUE LAS MOROCOTAS SON MONEDAS DE 20 DOLARES AMERICANOS DE LOS DENOMINADOS DOBLE AGUILA. TIENEN 90% DE ORO Y 10% COBRE (21 KILATES)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Críspulo. Así es como lo dices pero comúnmente en la actualidad las personas entienden mas cuando les hablas de morocotas que de pachanos. Mi papá que está muy viejito vió de niño cuando su abuelo contaba las monedas de oro para esconderlas y el las sigue llamando "morocotas", osea que desde hace por lo menos cien años que se les llama así a las monedas de oro venezolanas aunque no sea ese su estricto su nombre real. Saludos y Bendiciones.

      Eliminar
  11. Increíble como nuestra historia la desconocemos, hasta en el maravilloso mundo de los tesoros venezolanos perdidos, realmente soy partidario de la frase de Bolívar «Nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza» para aquellas personas que ni imaginan el valor histórico que representa encontrar una pieza de tal valor. Piensan que tener dinero en sus manos es mas significativo que formar parte de esa historia y así dejar una huella imborrable donde se destine dicho articulo como descubridor. Soy amante de este tipo de leyendas por los secretos que ellas esconden. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto, gracias por tu comentario. En los casos que he contado en esta página no fueron leyendas sino que de verdad se consiguieron morocotas. Saludos.

      Eliminar
  12. hola adalberto muy buena investigacion es apasionante saber tantas cosas q hicieron nuestros politicos de antes de verda te felicito, queria comentarte algo q quiero investigar cuando puedas me escribes a mi correo cfuentes398@gmail.com saludos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Gracias anónimo. por cierto no me llamo así. Que buieno que te haya gustado la lectura. Ya te escribo a tu correo. Saludos.

      Eliminar